Cronología del nuevo crecimiento tras el trasplante de cabello Needle FUE

                                                           Nuevo crecimiento

Tras dejar atrás nuestro viaje y los días de ajetreo de la intervención, comienza la etapa en la que empezaremos a notar diferentes cambios hasta llegar a disfrutar de nuestro cabello nuevamente. El instante en que podemos mirarnos al espejo y decir, "este va a ser mi aspecto definitivo", puede prolongarse hasta un año después de la intervención, pero con un poco de paciencia, a los cuatro meses ya se puede disfrutar de un cabello que ya tapa todas las zonas a cubrir, con un aspecto muy saludable y aparentemente definitivo.

LOS PRIMEROS DÍAS

Los primeros días después del trasplante, notaremos una ligera inflamación en la zona receptora, que desaparecerá alrededor del sexto o séptimo día del post-operatorio.

 Los restos de sangre que quedan en la zona receptora, irán desapareciendo con cada lavado diario hasta desaparecer completamente alrededor del día 7, o al 15, como muy tarde. Es importante no rascarlos, ya que van a desaparecer con total seguridad y de ese modo no sometemos a la zona receptora a un estrés innecesario. Recordemos que esta es una etapa en la que nuestra mejor aliada va a ser la paciencia.

Otros síntomas que permanecerán durante algún tiempo, serán la rojez en la zona injertada, que por regla general desaparece a los 10 días, aunque no debe preocuparse si permanece, pues la recuperación en cada persona es distinta y puede prolongarse algún tiempo mas.

Tras disfrutar unos días de un bonito look con todo el cabello implantado florecido, no se alarme, cuando alrededor de la tercera semana empiece a notar nuevamente la caída del cabello, pues el pelo entra en una etapa de reposo o fase telogena en que los folículos se desprenden de los cabellos, regenerandolos de nuevo poco a poco hasta recuperar nuevamente todo el cabello injertado.

Pasada esta fase y durante las siguientes semanas, llega lo bueno, que es ver como cada día salen nuevos cabellos que van poblando nuestra cabeza y poco a poco van cubriendo todas las zonas trasplantadas. Este proceso puede variar entre pacientes pero su promedio es aproximadamente de tres meses.

El nuevo cabello aflorará mas delgado y claro, aunque saludable, y es cuestión de tiempo que comience a espesar y a tomar el color del pelo ya existente. También aparecerán espinillas en el cuero cabelludo, que no debe tocar, pues anuncian el nacimiento de nuevos cabellos que buscan salida y que aunque atrapados bajo la piel, son una excelente señal de que el proceso va por el mejor camino, y saldrán a la superficie incorporándose a los demás, para dar forma y volumen a nuestra mejor imagen.

Entre el quinto y el sexto mes, observaremos un nuevo crecimiento sustancial, el pelo será aproximadamente de cinco a siete centímetros de largo y el eje del cabello comenzará a engordar.

Es entre el séptimo y el décimo mes , cuando notaremos una mayor evolución desde que nos realizamos el trasplante. Cabello mas grueso y mas largo harán que el aspecto general de la cabeza ya sea totalmente normal e idéntico al de otras personas con su cabello sano que no se hayan sometido a ningún tipo de cirugía.

El resultado definitivo lo vamos a percibir al llegar al año de la intervención, aunque hay personas que continúan notando mejoras incluso pasado ese periodo. Este cabello ya es para siempre y podremos peinarlo y tratarlo en el modo en que deseemos.

Pasado el primer año desde el trasplante podremos empezar a usar champús y todo tipo de cosméticos que deseemos para nuestro cabello pues hemos pasado el proceso de asentamiento y desde ese instante será totalmente seguro el uso de todos esos productos en un pelo que puede ser tratado como si siempre lo hubiéramos tenido

                                                       Zona Donante

Al igual que la zona receptora, existe otra zona que del mismo modo sufre una evolución tras el implante, como es la zona donante. La zona donante es el espacio del cuero cabelludo de donde se extraen los folículos sanos para posteriormente ser injertados. Este espacio es objeto de la retirada de los citados folículos y por ello en principio ofrece un aspecto poco saludable, regenerando y recuperando su aspecto normal en un breve espacio de tiempo. Mediante este grupo de imágenes  les mostramos la evolución que experimenta la citada zona hasta finalizar el proceso.

No hay comentarios

Agregar comentario